La primavera española

Se ha dado en llamar la primavera árabe a todo ese desorden que los países Occidentales, especialmente Estados Unidos, han propiciado en los países musulmanes, con su intervención política y militar en sus soberanos territorios. Los han puesto patas arriba, y ahora quiénes más están sufriendo paradójicamente este desastre son los católicos, que padecen una de la mayores persecuciones de la historia. Como dijo el Obispo de Alcalá de Henares, los católicos redimen los pecados y desastres de todos los gobiernos e ideologías, que luego desaparecen.
 
En nuestro caso, la primavera española promovida por los dos grandes partidos que llevan gobernando España desde hace 40 años, han conseguido con sus politicas una España sin creencias religiosas, sin hijos; han enfrentado al hombre con la mujer, han equiparado el matrimonio con las uniones entre personas del mismo sexo, nos han quitado el amor a nuestros gran nación, y finalmente nos han expoliado económicamente. Esta intervención política y económica en España, la he llamado primavera española, porque como en el caso de los países árabes, ha estado alentada y financiada desde fuera, pero realizada por españoles al servicio de fines y poderes globalistas, que pretenden conseguir un total dominio sobre los países cristianos esencialmente, mediante el divide y vencerás en todos los órdenes sociales.
 
Pero la campana ha sonado para el gobierno y políticos del arco parlamentario español nada más haber  consolidado como un derecho, el crímen contra los más indefensos (el aborto). Nos lo recuerda la Biblia en el oficio de la horas de hoy, “Los crímenes derrocarán los tronos de los soberanos”. (Sabiduría 5,24). Y ahí lo tienen, los partidos responsables politicamente de esos crímenes, están siendo derribados, y no por propuestas para el bien, como seria deseable, sino por la corrupcion y a manos posiblememte del radicalismo politico.
 
Por nuestro lado hemos dejado muchos años de defender los derechos de Dios por una supuesta ventaja política, hemos jugado con las armas del mundo, y hemos perdido. 

Pidamos perdón al cielo por los pecados de nuestra patria.  y nos recibirán con los brazos abiertos, volvamos a quién es nuestra Salvación, y oremos  para que nos decidamos de una vez a darle a Dios lo que es de Dios. No sigamos contribuyendo a que el poder del Cesar sea total, esto es, que se quede también con lo que es de Dios, el decidir sobre la vida y la muerte. Nuestra falta de horas con El, ha reducido nuestra fe a una ideología, y la ideologías se cambia cuando es necesario defender nuestra vida. Sin embargo, si nuestro cristianismo fuera vida, y no unos meros principios, estaríamos dispuestos a entregar la vida antes de dejar de ser cristianos.
 
UnHombreUnaMisión.org
 …

from Últimas Noticias – religionenlibertad.com http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=38435
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s