Rechazando el juicio mientras nadamos entre prejuicios. San Agustín.

Dentro de la Iglesia el diálogo es cada día más importante y para ello los prejuicios deberían ser comprendidos como lo que son: murallas que nos separan y rompen la unidad. Me sorprende la importancia que damos al ecumenismo externo y la ignorancia y desprecio que tenemos con el ecumenismo interno. Aparentamos amar a quien vive fuera de nuestra casa e ignoramos a quienes viven con nosotros. Esto no es precisamente un buen ejemplo para nadie.

from Últimas Noticias – religionenlibertad.com http://ift.tt/1hsDFrL
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s