Carta de un cura (25)

Una De las cuestiones que me plantee, previas a mi opción por el sacerdocio, fue la del celibato. Lo tenía claro. En mí había una tendencia sexual y afectiva normal hacia el sexo contrario. Pero era algo de lo que tenía que prescindir, no como una opción dramática, sino como un sí gozoso a un amor en exclusiva para Dios. Es decir, yo tendría que celebrar unos desposorios espirituales y afectivos con el Señor, y con la Iglesia y, por supuesto, con la Virgen María. Ese iba a ser mi compromiso voluntario para siempre. Y esto es precisamente el celibato. Traigo aquí un breve informe sobre el celibato en la Iglesia católica, elaborado por Agustín Fabra
 

EL CELIBATO EN LA IGLESIA CATOLICA ACTUAL
La vocación sacerdotal es un llamado gratuito de Dios y no un derecho u obligación del candidato; y mucho menos un dogma de fe. La Iglesia, al unir sacerdocio con celibato no está imponiendo nada a nadie, sino que está ejerciendo un derecho dado por Dios mismo a su Iglesia de determinar ciertos aspectos disciplinares del oficio sacerdotal. De hecho es precisamente la Iglesia la que ordena sacerdotes para destinarlos al servicio divino. El sacerdocio es un oficio sagrado de la Iglesia en bien de la propia Iglesia, y es ella la que determina de qué manera conviene mejor ejercer este oficio.
El candidato al sacerdocio tiene largos años para reflexionar y prepararse, por lo cual no es lícito hablar de obligación en el sentido de imposición forzada, sino que se trata de una opción voluntaria del sacerdote al acceder a su puesto eclesial. Por medio de libre y voluntaria determinación, el sacerdote católico renuncia a sus derechos de paternidad humana para entregarse íntegramente a su paternidad espiritual; para nutrir almas con fervor absorbente y exclusivo sin las trabas de los cuidados domésticos; para ensanchar su solicitud paternal, de suerte que todos puedan llamarle por antonomasia Padre.
La Iglesia siempre ha tenido el celibato en muy alta estima ya que Jesucristo fue célibe. Jesús es el modelo de la perfección humana, siendo igual que nosotros excepto en el pecado. Aún siendo hombres, Jesús nos da la gracia de vivir su amor sobrenatural.

CONCLUSION

Según el teólogo católico Joan Baptista Torelló, el celibato facilita la unidad de vida, que es la base de la santidad cristiana, desmitifica la absolutización de la teoría de la complementariedad de los sexos, abre el corazón a todas las personas sin excepción, exige y concreta la ascética diaria, sin la cual la unión con Dios en la Tierra es imposible, y hace del sacerdote un testigo y un indicador cabal de la vida eterna, en la que "ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en el cielo" (Mateo 22:30). Es una imagen de los bienaventurados del cielo.
Incluso el escritor francés Víctor Hugo (1802 al 1885) confirmaba la opción celibatal en su libro "Los trabajadores del mar" al decir: "Las religiones que prescriben el celibato a sus sacerdotes saben bien lo que hacen. Nada destruye tanto el sello sacerdotal como amar a una mujer" (3ª. parte, libro III, capítulo II).
Ha habido muchas críticas de otras iglesias y denominaciones hacia la Iglesia católica por el tema del celibato, principalmente en estos últimos años con motivo de los denominados abusos sexuales por parte de sacerdotes y la pedofilia. Está comprobado que ha habido casos así, como también los habrá habido en otras iglesias que no son católicas y que no guardan el celibato. Sin embargo se le está dando una importancia sumamente exagerada al publicitarse casos individuales, pero sin reparar en el alcance de los mismos sobre la Iglesia en general.
Philip Jenkins, profesor de Historia y Estudios Religiosos en le Universidad de Pensilvania, publicó el libro "Pedofilia y sacerdotes: anatomía de una crisis contemporánea" ("Pedophiles and priests: anatomy of a contemporary crisis") en donde concluye que tan solo un 0.2% de los sacerdotes católicos en todo el mundo han sido abusadores de menores de edad.
El Profesor Jenkins dice en su estudio: "Mi investigación de los casos reportados durante los últimos 20 años no revelan evidencias de que el clero católico o cualquier otro clero célibe sea más propenso a involucrarse en conductas inapropiadas o en abusos que el clero de cualquier otra denominación, o incluso que los laicos. Sin embargo, ciertos medios de noticias ven el asunto como una crisis del celibato, aseveración que sencillamente no tiene fundamento".
En suma, la Iglesia Católica, al implantar el celibato para quienes libremente lo eligen al escoger el sacerdocio, no es sólo santa, es también sabia. Y si espiritualmente se mira la excelsitud y la grandeza del ministerio, el celibato sacerdotal no es mutilación, sino plenitud.
Es cierto; por su celibato el sacerdote es un hombre solo; pero su soledad no es el vacío, porque está llena de Dios y de la exuberante riqueza de su Reino. Además, para esta soledad, que debe ser plenitud interior y exterior de caridad, él se ha preparado; la ha escogido conscientemente y no por el orgullo de ser diferente de los demás, no por sustraerse a las responsabilidades comunes, no por desentenderse de sus hermanos o por desestima del mundo. Segregado del mundo, el sacerdote no está separado del pueblo de Dios porque ha sido constituido para provecho de los hombres (Hebreos 5:1), consagrado enteramente a la caridad (1Corintios 14:4 s.) y al trabajo para el cual le ha asignado el Señor.
Encíclica "Sacerdotalis caelibatus" – Papa Pablo VI (El celibato y los valores humanos, capítulo III, número 58)
(Sigue "Apéndice" y "Bibliografía")
 

Leer más: http://ift.tt/2ddPXVC
 
No tengo nada más que añadir. Sí invitar a todos los que sientan llamados al sacerdocio, a que decidan dar un SI gozoso al Señor para siempre. Vale la pena entregar una vida por amor.  
 
Juan.garciainza@gmail.com
 …

from Últimas Noticias – religionenlibertad.com http://ift.tt/2dCgvSP
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s